“Encuentro de Segunda División de fútbol entre el Albacete Balompié y el Real Oviedo” by Emiliano García-Page Sánchez (CC BY-SA 2.0)

El conjunto blanco aspira a terminar entre los seis primeros clasificados de LaLiga 123 para poder pelear por el que sería su tercer ascenso a Primera en la historia.

El Albacete Balompié se ha asentado en Segunda División hasta tal punto de estar luchando esta temporada, la 2018-2019, por subir. Las esperanzas de este equipo pasan por acabar entre los dos primeros clasificados, lo que supondría el acceso directo, o, sino, al menos hacerlo entre los seis mejores, para así formar parte de los0 ‘playoffs’.

No cabe duda de que gran parte de culpa la está teniendo Luis Miguel Ramis, técnico que llegó el pasado verano para hacerse cargo del equipo y que ha sacado un rendimiento a la plantilla muy por encima del esperando, hasta tal punto de estar en uno de los puestos más elevados en el tramo final de esta Liga 123.

Y es que, cabe recordar que el Alba logró el ascenso a Segunda hace tan solo dos cursos, en el 2016-2017, lo que implica, en condiciones normales, que el club debería estar luchando por la permanencia tras este corto tiempo, más que por volver a subir, en lo que serían unos años mágicos para la entidad castellanomanchega.

Imbatibles en el Carlos Belmonte

Uno de los puntos más fuertes y, por el que el ‘Queso Manchego’ está peleando por elevar su categoría esta campaña, está siendo el fortín que ha construido en casa. En el Carlos Belmonte no ha perdido ni un solo partido en la competición doméstica, lo que supone una gran cantidad de puntos que le ayudan a seguir aspirando en las apuestas deportivas a los dos primeros puestos de la clasificación con la competencia del Osasuna, el Granada y el Málaga. Por lo tanto, si los hombres de Ramis son capaces de mantener ese ritmo en casa y elevan un poco el listón en sus salidas, no cabe duda de que conseguirán el sueño del regreso a Primera, una hazaña que solo se ha logrado en dos ocasiones a lo largo de su historia, en 1991 y en 2003.

Aunque, sin duda, las posibilidades de subir o no para los blancos pasarán por las botas de dos hombres que están marcando las diferencias en el equipo. El primero es Román Zozulia, que en su segundo curso en el club está erigiéndose como el principal artillero en la punta de ataque.

El segundo llegó en la misma campaña 2017-2018 y es Jérémy Bela. Francés de 25 años se está consagrando en LaLiga 123 y se posiciona como una de las revelaciones de la presente temporada, como así o demuestran sus grandes números. De hecho, tal es su acierto de cara a portería que con su noveno gol, anotado frente al Mallorca, ya ha superado cualquier registro suyo desde que es profesional.

En definitiva, estos hombres han hecho soñar a toda una ciudad que hace dos años peleaba por regresar a Segunda y que ahora ansía con volver a probar suerte en una Liga Santander en la que el acento castellanomanchego se añora desde hace tiempo, algo que podría cambiar en los próximos meses.